Infernaliana 2: Dora no está en venta

Infernaliana 2: Dora no está en venta

  No es que lo planearan, se dio solo. La mandaron a acomodar los adornitos y chirimbolos y pasó uno justo cuando a Dora el cuero se le empezaba a ablandar. Dorita es como de plastilina, la piel se le estira y ablanda con el calor. Una belleza.

  Entre los fantasmas de la nostalgia que levanta el aislamiento, pienso en la lectura en el transporte público. Una actividad que recuerdo, en parte, enmarcada en viajes nocturnos en el Directo Once-Zárate. Relatos en el celular, con la ruta iluminada y música ochentosa curada por los choferes. En una noche del 2016, descubro a Mariana Komiseroff y a su Dora no está en venta a través de una publicación sobre el proyecto Audiocuento, una plataforma con el contenido que su nombre indica, también con ficciones por escrito y con distintas ilustraciones. Hacer clic y escuchar significaría para mí, luego, un suceso, un antes y un después. Una vinculación que puedo hacer a la distancia, pero no exagero. Hay en ese texto imágenes que había encontrado en las películas que me gustaban, pero que, hasta el momento, no había leído. Leerlo implicó identificar eso que quería seguir encontrándome en la literatura: el monstruo. La afectación fue tal que en el verano de ese año, decidí que el tema del taller sería la monstruosidad, obviamente con Dorita en el material. Susy Shock, incluso, que luego nos visitó y nos maravilló. La escritura habilita experiencias fantásticas. 

   Desde un presente, puedo decir que la figura del monstruo no deja de plantear preguntas. Sus múltiples representaciones dan cuenta de su potencia de encarnar distintas problemáticas, tabúes, conflictos. Algo podríamos afirmar: no funciona de manera aislada, sino en contacto, en reflejo y/o choque con miradas, habladurías, clasificaciones de una dimensión más normativa. Una tensión entre opuestos que, muchas veces, nos genera el clásico interrogante: ¿Quién es el monstruo, realmente? ¿Una deformidad o la definición cerrada de humanidad? Dora no está en venta nos coloca, como lectores, en ese lugar. Una niña que está ingresando a la edad de la adolescencia, que trabaja con su familia en una casa de recuerdos en un pueblo, tiene una piel con una materialidad otra: más plástica, se estira, se ablanda, se derrite y chorrea. Dora se vuelve la nueva atracción turística, trae dinero en un marco de carencia y de gastos de salud por una madre enferma. Horacio les sacó la foto con la cámara del turista que se tapaba la mitad de la cara con un colgajo del brazo transpirado de Dora. El tipo dejó en el mostrador cincuenta dólares. Las visitas llegan más recurrentemente, de manera cada vez más invasiva y morbosa. Hacia el final, las miradas, las manos entrometidas y la exposición total derivan en una propuesta indecorosa, extraña, clandestina: un extranjero ofrece dinero por verla desnuda. En este punto, el horror exhibe el lujo de sus capacidades: la puesta en escena de los límites y las contradicciones de la moral, el poder del dinero y su relación con los cuerpos, los secretos y silencios siniestros intrafamiliares, las fantasías inconfesables. 

   El problemita de nacimiento se presenta al mismo tiempo en el que sabemos cómo es vista por otres, cuando un turista se fascina y se asquea ante su cuerpo, cuando obra por encima de su voluntad y en complicidad con les adultes. El afecto genera una atmósfera grotesca. Hay, incluso, una narración desde un punto de vista que sugiere perversidad. Si su público siente fascinación y asco, la narradora siente lástima, pero también risa y goce. Habla de su deformidad como belleza, con burla Y Dorita sonreía, y la verdad es que era muy gracioso verle la boca torcida haciendo fuerza para salir bien, haciendo énfasis en detalles y con diminutivos como pezoncitos. Un elemento que produce pavor en la voz de la locutora del audiocuento. También, mediante la incomodidad de Dora, el espectáculo se vuelve más horroroso. Aquello no le gusta, tiene malhumor, le produce dolor. Mientras, aprende a no quejarse y accedemos a cómo se opera sobre su cuerpo: él terminó tendiendo a Dora de la piel de los hombros a una soga con broches de madera para que la clientela la viera atractiva. La piel se le estiraba hasta ponerse casi transparente, ni una estría. 


   En la descripción de esa piel plastilina con la consistencia de un chicle y con una palidez, pensaba en películas como The Blob y The thing. Sin embargo, su recepción entre la intromisión, la humillación y la sexualización me llevó a The Elephant Man. Pero no en principio. Tardé en llegar a esa imagen que ahora me resulta más obvia. Antes, revisaba y señalaba que en las películas, que mencionaba anteriormente, las deformidades no tenían sexo. Si habían monstruos masculinos, hipotetizaba, sólo se transformaba la cara, como en I married a monster from outer space, pero cuando aparecía una feminización, cambiaba el cuerpo hacia la explotación sexual, como en La piel que habito. Me equivocaba profundamente. En la película de Lynch, si bien el problemita sobresale en el rostro, incluso cuando él quiere taparlo, también surge el morbo apuntando a la sexualidad. Es una película fuerte. En una de sus escenas, un grupo de hombres se burlan de él y lo obligan a besar y tocar unas mujeres que sienten repugnancia y gritan. Luego, continúan dañándolo tirándole cerveza. Les juro que esto es verdad: googleé un dato de la película y me apareció esto en Answers Yahoo: Do you think Joseph Merrick ever got laid? did he ever sleep with a woman? or did he die a virgin? He died at age 27 in his native England*. Una pregunta que se refiere a la persona en la que se basa el film, que atiende directamente a la curiosidad cruel sobre su virginidad. Una vez que pude desplazar el elemento de la diferencia sexual pude ver que, ante mandatos desde los mismos orígenes, hay una conexión entre estxs dos monstruxs. Ambxs tienen corporalidades que son leídas como fealdad y, por lo tanto, que generan interrogantes porque arrojan una certeza: este ser no podrá ser deseado. Afirmación que se contradice: hay, efectivamente, un deseo, pero clandestino. Otro vínculo interesante es que El hombre elefante se encuentra, en este episodio de violencia de la sociedad, trabajando para poder pasar desapercibido como un ser humano más, como un masculino más: vestido de traje, fumando y perfumándose. La humanidad aparece para afirmarle que jamás podrá pertenecer. Angustiante. En el caso de Dora, es una niña que está por atravesar la adolescencia, de manera tal que también se vuelve tenebrosa la literalización de las transformaciones físicas con su plasticidad hiperbólica. Recuerda, en este sentido a Carrie o Blue my mind, como un subgénero de jóvenes en conflicto con su cuerpo por cómo la sociedad lo define antes que puedan encontrarse con él.

 

 Mi idealización del trayecto nocturno también me lleva a reflexionar de acuerdo a los formatos, ya que, neuróticamente, me pregunto: ¿y si no lo hubiese escuchado por prejuicios en torno a que la literatura sólo debe leerse? Una vez, le escuché decir a un movilero que a los perros les gusta más perseguir el alimento que tenerlo servido. Les menciono la anécdota a mis alumnxs que me dicen que les cuesta encontrarle gusto a la literatura: celebro muchísimo que los libros sean accesibles, pero pienso que cada une debería poder plantearse una dimensión imposible, desear un libro inconseguible, para cuando se llegue a él, devorarlo hambrientx. Me pasó con el libro en el que se publicó este cuento. Era un ebook, cuya editorial ya no vende. Encontré, en reversión de las imaginaciones de Borges, un límite de lo virtual: ¿a dónde van los ebooks cuando se agotan? No hay feria de usados de libros online, ¿o sí y todavía no los hallé? La autora, con mucha amabilidad, me lo envió. Y qué suerte, porque nos muestra una Dora adulta deseante que continúa transformándose después de la muerte, lo que no quiere decir el fin de los conflictos. También están ahí otras ficciones que merecen una reedición. Mientras tanto, nos queda un audiocuento imprescindible.  

*¿Ustedes piensan que Joseph Merrick alguna vez tuvo sexo? ¿Alguna vez durmió con una mujer? ¿O murió virgen? Murió a los 27 en su Inglaterra natal.

————————————————————————————————-

#Infernaliana es una serie de escritos vinculados a un proyecto de difusión de poéticas monstruosas. Se trata de visibilizar autorxs, revisar el canon, comentar lecturas actuales. Sale cada dos semanas en Trafkintu. 


4 respuestas a “Infernaliana 2: Dora no está en venta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.